Las exposiciones a productos peligrosos en el hogar, el lugar de trabajo o la comunidad pueden causar o exacerbar multitud de enfermedades. Habitualmente, los médicos tratan las secuelas de tales enfermedades en su práctica profesional; sin embargo, a menos que se identifique y mitigue la conexión subyacente con las exposiciones peligrosas, el tratamiento de las manifestaciones y no de la causa sólo servirá, en el mejor de los casos, para mejorar el cuadro. En el peor caso, el olvido de las exposiciones peligrosas puede hacer que el tratamiento fracase y que permanezca inadvertido un problema de salud pública de grandes consecuencias.

Las exposiciones ambientales se asocian cada vez con mayor frecuencia a descensos de las mediciones de la salud, con resultados que van de subclínicos a clínicamente catastróficos. Por ejemplo, la exposición a niveles de plomo que son frecuentes en la población general se asocia a ascenso de la presión arterial y a disminución del aclaramiento de creatinina. La contaminación atmosférica, en relación con los niveles de ozono y los materiales finamente pulverizados, se ha relacionado respectivamente con el aumento de las tasas de ingresos hospitalarios por enfermedades respiratorias y cardiovasculares y con el aumento de la mortalidad. Las exposiciones en espacios cerrados al gas radón y al humo de tabaco ambiental pasivo se han relacionado con mayor riesgo de cáncer de pulmón.

A menudo, los pacientes desean recibir respuestas a preguntas muy específicas, tales como: ¿es segura el agua de nuestra ciudad? ¿puede haber relación entre mi problema respiratorio y el nuevo aislante que han puesto en el lugar donde trabajo? Se consulta a los médicos porque son la fuente de información sobre riesgos sanitarios, incluidos los químicos, en que más confían sus pacientes. Por desgracia, son pocos los que poseen conocimientos de medicina ambiental y laboral algo más que rudimentarios. Por tanto, es importante que los médicos de atención primaria puedan reconocer los casos que tienen estos elementos y tratarlos o remitirlos al lugar adecuado.

Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias